Mi tratamiento este invierno

Os pongo al día sobre lo que estoy usando para el tratamiento de mi acné desde noviembre aproximádamente. Dado que necesito tratar tanto el acné como las marcas, empecé a tratarme de forma tópica con Retirides crema (tretinoína) que actúa en los dos sentidos.
La tretinoína es una forma química del ácido retinoico para tratar el acné al igual que la isotretinoína. La diferencia principal que hay entre ambas es que la tretinoína en crema solo es absorbida en un 5% por la piel en la zona aplicada y la isotretinoína en cápsulas es un medicamento sistémico, es decir, afecta a todo el organismo directamente además de que es muchísimo más fuerte. Aunque por supuesto la tretinoína tópica no deja de ser un medicamento también y por tanto, hay que utilizarla con precaución.
El ácido retinoico es una de las sustancias más estudiadas y eficaces para reducir el foto envejecimiento y además se ha demostrado con estudios de doble ciego (los más efectivos médicamente) que estimula la creación de colágeno. Este ácido vuelve la piel fotosensible por lo que es aconsejable usarlo solo por las noches, en invierno y además usar protección solar mínimo con un FPS de 15.
Retirides es una marca conocida de tretinoína. No necesité receta para las dos concentraciones que tengo (0,025% y 0,05%). La de 0,05 me costó unos 13 euros y la de 0,025 creo que es más económica. Esta crema hay que usarla muy progresivamente. Primero hay que aplicar la concentración más baja 0,025% cada dos días. Después a días alternos, luego probar si la toleras todos los días… y sucesivamente ir incorporando la concentración 0,05%. Existe la concentración más alta que es de 0,1% pero en concreto para mi piel no creo que pudiera tolerarla ya que incluso me ha costado bastante adaptarme con la de 0,025%. El Retirides hay que aplicarlo por la noche, una vez limpia la cara con un limpiador suave y esperar mínimo una media hora ya que así le das tiempo a la piel a restablecer un poco la capa protectora natural.
Y como hidratante uso aceite de jojoba. Existe mucha información en internet acerca de este aceite pero solo mencionar que en realidad no es un aceite en sí, sino una cera líquida. No es grasiento, no te deja sensación aceitosa y la piel lo absorbe perfectamente. Su composición es muy semejante al sebo de la piel, ayuda a regularla y está especialmente indicado para las pieles con acné. A mi me va genial y me disimula muy bien las pielecitas que me va dejando la exfoliación del Retirides. Lo único a tener en cuenta es que hay que repartirlo bien y con poca cantidad es suficiente porque si te aplicas de más y después te pones maquillaje, pueden salir brillos con facilidad.
Si te estás tratando con Retirides, no se pueden usar ni mascarillas ni exfoliantes. Es un tratamiento muy paulatino, se irrita, se pela y enrojece la piel así que es un poco pesado. Pero hay que tener paciencia y merece la pena ya que en 3 meses hay resultados demostrados. A mi me está controlando el acné, los seca más rápido y me salen menos. ¿Vosotros habéis probado Retirides? ¿Qué resultados habéis tenido?
Anuncios

Mi tratamiento para el acné con la medicina natural (II)

Ya ha pasado un tiempo desde que empecé el tratamiento y debo decir que no lo he podido seguir a raja tabla pero espero poder hacerlo pronto. El médico me ha cambiado y ajustado el tratamiento recientemente para que con el menor coste posible fuera también efectivo.
Me encantaría decir que en este tiempo se ha eliminado el acné completamente pero lamentablemente no ha sido así. Pero como es lógico, hasta que no pueda seguir el tratamiento al completo y pase un tiempo, no podré valorar su eficacia. Actualmente llevo unas semanas presentando una ligera mejoría y afortunadamente en mi caso, el acné sale en mayor medida entre la mandíbula y cuello, justo el punto donde es difícil verlo a simple vista. Eso ayuda a no llevarlo tan mal.
Por otro lado, el médico me recomendó una manera de desintoxicar el organismo de forma casera y económica. La técnica se llama Oil Pulling por si queréis buscar información y consiste en hacer un enjuague bucal con dos cucharaditas de aceite virgen extra ecológico (el aceite puede ser de oliva o coco siendo este último su sabor más suave) durante 20 minutos. Se hace en ayunas y se retiene el aceite pasándolo por toda la boca despacio. Después, se escupe, nunca hay que tragarlo ya que habrá arrastrado bacterias de la boca. Luego se cepilla bien los dientes y se enjuaga con agua. Si se puede hacer a diario, mejor.
Por mi parte, además intento hacer ejercicio regularmente y comer lo mejor posible la mayoría de las veces pero si me surge una invitación o llega el fin de semana y me apetece un capricho, lo acepto y disfruto ¡sin ningún remordimiento!. Espero poder seguir pronto el tratamiento e informaros.
¡Mucho ánimo!

Mi tratamiento para el acné con la medicina natural (I)

Seguir una alimentación antiinflamatoria sin duda me ha ayudado con mi acné, pero siendo realistas, tampoco me lo ha curado al 100%. Debido a la gran cronicidad de mi acné, tenía claro que necesitaba una “ayuda extra” y decidí acudir a un médico naturista.
Ya nada más en la sala de espera de la consulta, pude ver la biblioteca que tenía: muchos libros sobre medicina natural, fitoterapia, dieta sin cereales, “La Alimentación: la tercera medicina” de Jean Seignalet, libros sobre la dieta de la Zona de Barry Sears, etc. Pensé: “¡este es de los míos!”. La consulta no pudo ser más reconfortante. Qué alegría poder hablar por fin con un médico que conociera los últimos estudios sobre la relación acné-carga glucémica, a Loren Cordain, la dieta paleolítica, etc.
Me comentó lo que yo ya pensaba: que al tratar cualquier enfermedad, siempre habrá tiempo para la guerra, es decir, se deben probar antes los tratamientos con menos contraindicaciones y más si están demostrados científicamente por su eficacia. Y como último recurso, aplicar tratamientos realmente agresivos. En definitiva, tratar el acné con isotretinoína es matar moscas a cañonazos como se suele decir. A la prueba está que este fármaco, a muchas personas no solo no nos ha curado el acné, sino que nos ha dejado secuelas que desconocemos cuándo van a remitir.
El tratamiento del médico naturista consiste en tomar por un lado, unas cápsulas con una fórmula magistral con un poco de todo: Zinc, vitamina D, B6, Selenio, plantas que regulan las hormonas… Además, me ha mandado unas cápsulas naturales que tienen una función antibiótica-antifúngica y con probióticos que normalizan la flora intestinal. Y por último, un detoxificante hepático para restablecer el hígado por los continuos tratamientos tan agresivos a los que me he tratado.
Las recomendaciones dietéticas que me ha recomendado, no distan mucho de las que comento en este blog. Él sí recomienda la avena en copos y legumbres pequeñas (lentejas pardinas, alubias pequeñas…) unas tres veces por semana y arroz en pequeñas cantidades y de vez en cuando.
He empezado con las cápsulas de su fórmula magistral el 4 de Febrero y reconozco que no sigo la dieta de una forma estricta. Aún así y aunque es pronto para asegurar resultados, de momento no me ha vuelto a salir ningún quiste ni grano grande. Así que estoy muy contenta con el tratamiento. Me dio mucha confianza y esperanzas este médico aunque es cierto que después de todo lo que he pasado, también soy escéptica y hasta que no pase bastante tiempo, evidentemente no me lo voy a creer. Ojalá termine esta pesadilla ya que no es solo por los granos, sino que cada vez me dejan más marcas y cicatrices y hasta que no me dejen de salir, tampoco voy a poder tratármelas. En fin, qué os voy a contar a vosotros que no sepáis, que esta enfermedad es del todo desesperante.
Os seguiré contando qué tal mi tratamiento y evolución. ¡Hasta la próxima!