Grupo Ibero Latinoamericano de Estudio del Acné (GILEA)

Hace un tiempo descubrí por internet el Grupo Ibero Latinoamericano de Estudio del Acné (GILEA): http://www.cilad.org/index.php/estudio-del-acne-rosacea-y-estados-relacionados formado por dermatólogos de varios países: Argentina, México, Brasil, Chile, Bolivia, Venezuela, Colombia, Perú, USA y España. Este grupo de especialistas han desarrollado la primera clasificación de consenso Ibero Latinoamericana del Acné, distinguiendo los difertentes tipos de acné según la edad (existen casos de acné desde la infancia hasta la edad adulta), según las lesiones, formas y variantes del acné. También han actualizado el Algoritmo Terapéutico siendo éste un protocolo a seguir a la hora de recetar los tratamientos.
 
Desde la página web además se puede descargar el documento “Acné. Un enfoque global” edición 2007 http://cilad.org/archivos/1/GILEA/GLEA2007.pdf. Próximamente estará disponible la edición de 2012 de este libro. En mi opinión es un documento muy recomendable para poder conocer mejor la patología del acné y sus diversos tratamientos. Aunque en algunos puntos tenga un vocabulario médico es un libro bastante interesante. Especialmente los apartados de “Historia” donde descubrí que en la tumba del faraón Tutankamón (1339-1329 a.C.) se encontraron en su rostro huellas de acné y en su tumba, medicamentos utilizados para el tratamiento de esta enfermedad. Además las primeras referencias al acné se encuentran en el “Papiro de Ebers”, uno de los tratados médicos conocidos más antiguos, redactado en Egipto unos 1.500 años a.C. También son destacables los apartados de “Acné y resistencia a la insulina”, “Dieta” y el “Impacto psicosocial”. Aspectos que los dermatólogos normalmente no tienen en cuenta a la hora de tratar a los pacientes.
 
Es una gran noticia la creación de este grupo de estudio y sinceramente, me alegré mucho cuando lo encontré ya que supone una esperanza en cuanto a futuras investigaciones. Desde luego, es necesario investigar más para encontrar tratamientos realmente eficaces y seguros para la salud.
 
Puede que en un futuro la asociación de afectados de acné pudiera colaborar junto a este grupo de especialistas, desde luego sería muy positivo. Como ocurre con cualquier otra patología, aún falta el punto de vista imprescindible de los pacientes. Nos falta nuestra asociación y esperemos que se pueda formar pronto. Estamos en ello 😉 ¡Os esperamos!
Anuncios

Mi tratamiento este invierno

Os pongo al día sobre lo que estoy usando para el tratamiento de mi acné desde noviembre aproximádamente. Dado que necesito tratar tanto el acné como las marcas, empecé a tratarme de forma tópica con Retirides crema (tretinoína) que actúa en los dos sentidos.
La tretinoína es una forma química del ácido retinoico para tratar el acné al igual que la isotretinoína. La diferencia principal que hay entre ambas es que la tretinoína en crema solo es absorbida en un 5% por la piel en la zona aplicada y la isotretinoína en cápsulas es un medicamento sistémico, es decir, afecta a todo el organismo directamente además de que es muchísimo más fuerte. Aunque por supuesto la tretinoína tópica no deja de ser un medicamento también y por tanto, hay que utilizarla con precaución.
El ácido retinoico es una de las sustancias más estudiadas y eficaces para reducir el foto envejecimiento y además se ha demostrado con estudios de doble ciego (los más efectivos médicamente) que estimula la creación de colágeno. Este ácido vuelve la piel fotosensible por lo que es aconsejable usarlo solo por las noches, en invierno y además usar protección solar mínimo con un FPS de 15.
Retirides es una marca conocida de tretinoína. No necesité receta para las dos concentraciones que tengo (0,025% y 0,05%). La de 0,05 me costó unos 13 euros y la de 0,025 creo que es más económica. Esta crema hay que usarla muy progresivamente. Primero hay que aplicar la concentración más baja 0,025% cada dos días. Después a días alternos, luego probar si la toleras todos los días… y sucesivamente ir incorporando la concentración 0,05%. Existe la concentración más alta que es de 0,1% pero en concreto para mi piel no creo que pudiera tolerarla ya que incluso me ha costado bastante adaptarme con la de 0,025%. El Retirides hay que aplicarlo por la noche, una vez limpia la cara con un limpiador suave y esperar mínimo una media hora ya que así le das tiempo a la piel a restablecer un poco la capa protectora natural.
Y como hidratante uso aceite de jojoba. Existe mucha información en internet acerca de este aceite pero solo mencionar que en realidad no es un aceite en sí, sino una cera líquida. No es grasiento, no te deja sensación aceitosa y la piel lo absorbe perfectamente. Su composición es muy semejante al sebo de la piel, ayuda a regularla y está especialmente indicado para las pieles con acné. A mi me va genial y me disimula muy bien las pielecitas que me va dejando la exfoliación del Retirides. Lo único a tener en cuenta es que hay que repartirlo bien y con poca cantidad es suficiente porque si te aplicas de más y después te pones maquillaje, pueden salir brillos con facilidad.
Si te estás tratando con Retirides, no se pueden usar ni mascarillas ni exfoliantes. Es un tratamiento muy paulatino, se irrita, se pela y enrojece la piel así que es un poco pesado. Pero hay que tener paciencia y merece la pena ya que en 3 meses hay resultados demostrados. A mi me está controlando el acné, los seca más rápido y me salen menos. ¿Vosotros habéis probado Retirides? ¿Qué resultados habéis tenido?